Cómo decorar un salón – guía para principiantes

El salón es el lugar donde se disfruta de las noches de cine en familia, se relaja con un buen libro o incluso se ayuda a los hijos a hacer sus tareas escolares. Dado que se usa de muchas maneras diferentes, es importante que esté equipado con los muebles adecuados, y que se vea bonito, mediante piezas decorativas adecuadas. Si quieres saber cómo decorar un salón, aquí encontrarás grandes ideas de inspiración.

Cómo decorar un salón

Es posible que te sientas abrumado al juntar todas las piezas para hacer un todo armonioso y atractivo. Debes considerar los colores para las paredes, qué tipo de muebles ya tienes y cuáles necesitas, cómo organizarlos y personalizarlos. Esta es una guía perfecta y completa para decorar tu salón.

Buen flujo de movimiento

No se trata solamente de dónde coloques tus muebles, sino de los tipos de piezas que elijas. «En cada habitación que diseño, trato de incluir al menos una pieza redonda, como una mesa de café, por la que la gente pueda caminar sin golpearse las rodillas», dice la diseñadora de interiores Katie Rosenfeld. «También agrego algunos sillones y una pieza versátil como un taburete de jardín que se puede usar como taburete para sentarse o como mesa para tomar unas copas».

Sofá grande

Haz que la sala de estar se sienta más espaciosa y más grande, reemplazando varios sillones pequeños, por un solo sofá grande de varios asientos. Además, ¿qué se siente más lujoso que el terciopelo?

Muebles bajos

Los muebles bajos, como este sofá capitoné, ayudan a conseguir un espacio abierto y acogedor. Si tienes un salón abierto al comedor o la cocina, utiliza tapetes para definir «habitaciones» individuales.

Un piso de planta abierto como en esta cabaña de Connecticut crea un gran espacio para el entretenimiento. Dos columnas se colocan en las esquinas de la cocina, separando visualmente la habitación.

Almacenamiento elegante

¿Necesitas espacio de almacenamiento? Cambia las estanterías aburridas por opciones más decorativas. Puedes utilizar cajas o cestas de tela para ocultar un desborde de chucherías.

Recuerda que los libros también pueden ser utilizados como elemento decorativo, así que puedes aprovecharlos, combinándolos con adornos, por ejemplo, de metal.

Mesa auxiliar

Utilizar una mesa para las bebidas alcohólicas es una obviedad, pero usarla como mesa auxiliar (especialmente cuando el espacio es limitado) para exhibir libros, arte o plantas es simplemente genial.

Fácil de limpiar

Sí, los muebles blancos pueden funcionar en una casa con niños. Simplemente elije telas duraderas y lavables (por ejemplo, un sofá de cuero) y superficies (la mecedora de plástico, la mesa lacada) que se limpien fácilmente. Esto será mucho más cómodo para quienes vivan con pequeños.

Recicla lámparas viejas

Renueva un artículo de iluminación viejo a uno que esté de moda con pocas capas de pintura. Pon bombillas redondas y flecos de pompones para darle un toque creativo. Los colores fuertes del techo combinan con el ambiente ecléctico de la habitación.

Cortinas transparentes

Reemplaza las cortinas de tela gruesa por unas de gasa, asegurándote de que lleguen hasta el suelo, esto le dará un aspecto más elegante y moderno al salón. Para crear la ilusión de un techo alto, monta las cortinas aproximadamente a 20 o 30 cm por encima de las ventanas y puertas.

Texturas naturales

Esta casa de campo de Connecticut incorpora el estilo rústico. Los tonos neutrales, como el óxido y el carbón, hacen eco en todos lados con elementos amaderados como roble, cedro, piedra y cuero.

Utiliza metales

Mezcla acentos metálicos (como vemos en esta adorable mesa auxiliar) con piezas de madera tradicionales para agregar profundidad a la decoración de tu sala de estar.

Decora con plantas

Llena cualquier rincón poco utilizado con una planta de interior grande. Puede convertirse instantáneamente en el punto de atención principal de la habitación, dándole más color y personalidad. Puedes poner la maceta en una canasta para darle un toque extra.

Arreglos rápidos

Renueva una habitación modificando las piezas que ya tienes. Usa pintura de pared sobrante en una silla vieja o pon cortinas nuevas y almohadas cosiendo adornos elegantes a lo largo del borde.

Ladrillos pintados

Renueva una chimenea de ladrillo de la vieja escuela (o paneles de madera) con una capa de pintura crema como esta casa soleada. Esto se hacía mucho en los años 70s. ¡Le darás un toque retro a tu salón!

Blanco, gris y negro

Deja que las vibraciones fluyan de una habitación a otra con otra punta de pintura inteligente. «A menudo pinto una casa de un solo color», dice Susana Simonpietri, diseñadora de interiores y cofundadora de Chango & Co. «O bien, utiliza el tono más suave en la habitación que recibe la luz más natural, luego trabaja en el resto del hogar con tonos cada vez más profundos de azul y gris «. Puedes completar esta idea utilizando decoraciones en mármol.

Blanco y azul

Comienza con un lienzo completamente blanco y cambia los acentos de temporada durante todo el año. Esta sala de estar veraniega usa azules frescos, accesorios de yute y acentos náuticos para un ambiente playero, que en otoño o invierno se puede adaptar, incorporando accesorios de decoración en colores cálidos.

Paredes de color azul marino

Dale un descanso al beige. Los tonos dramáticos pueden engalanar una gran sala de estar, como este papel pintado de azul tinta. El azul profundo proporciona un fondo sorprendentemente neutral.

Toques de color

Inyecta personalidad en tu espacio con tonos enérgicos y extravagantes objetos de segunda mano, como el sofá azul de este apartamento y las piezas decorativas doradas. La combinación de blanco, negro y azul con dorado se ve bellisima.

Nórdico

El estilo nórdico está de moda y es muy fácil y económico de lograr. Este pequeño salón ha sido decorado haciendo hincapié en las texturas naturales. El cobertor blanco brillante del sillón crea la ilusión de espacio extra.